miércoles, 24 de abril de 2013

¿Qué es la Pedagogía Hospitalaria?

La pedagogía hospitalaria es un ámbito de la pedagogía social (Pérez Serrano, 2004) que se encarga de la atención educativa de niños que se encuentran hospitalizados.

Dentro de las aulas hospitalarias cobra vida este ámbito de la pedagogía social. Éstas tienen su origen en Francia, a finales de la Primera Guerra Mundial, resultado de políticas que pretendían proteger la salud de los niños. Sin embargo, no es sino hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, que se consolidan las primeras aulas en Francia con el “decreto del 23 de julio de 1965, por lo que se obliga a dar atención escolar a los niños y adolescentes atendidos en los establecimientos sanitarios especializados” (Guillén & Mejía, 2002, p. 27). Después de este decreto se comienza la actuación de pedagogos hospitalarios en pro de los niños con enfermedad en diferentes partes del mundo.       

¿En qué consiste la pedagogía hospitalaria?

Al respecto, se han hecho diferentes aportaciones acerca de lo que es la pedagogía hospitalaria. Entre ellas está la de Olga Lizasoáin que la define como:
Aquella rama diferencial de la pedagogía que se encarga de la educación del niño enfermo y hospitalizado, de manera que no retrase su desarrollo personal ni en sus aprendizajes, a la vez que procura atender a las necesidades psicológicas y sociales generadas como consecuencia de la hospitalización y de la concreta enfermedad que padece  (Cardone & Monsalve, 2010, p. 55).
Esta definición, enfatiza la importancia de la atención al rezago educativo, sin embargo, se vislumbra la importancia de la dimensión psicológica y social que atiende la pedagogía hospitalaria.


Cardone y Monsalve, exponen un concepto más reciente acerca de los alcances de la pedagogía hospitalaria, por lo que citan a Violant, Molina y Pastor (2009) explican que es la pedagogía hospitalaria.
[Es] la acción pedagógica que se desarrolla durante los procesos de enfermedad, para dar respuesta a las necesidades biopsicosociales derivadas de dicha situación, con el fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida, garantizando los derechos con relación a la función educativa (Cardone & Monsalve, 2010, p. 59).
Este concepto, expone explícitamente que la finalidad de la pedagogía hospitalaria es la calidad de vida de los niños que tienen una enfermedad a partir de la atención educativa en un hospital. En este sentido, ¿cómo se desarrolla la pedagogía hospitalaria?
La pedagogía hospitalaria, tal como se concibe en la actualidad se desarrolla mediante la acción de profesionales de diferentes disciplinas, cuyas funciones se articulan para alcanzar un objetivo común que es el bienestar y la calidad de vida de las personas hospitalizadas (…)  Dicha acción profesional debe planificarse teniendo en cuenta los cambios actuales respecto al modelo asistencial, la realidad social, a las necesidades de la persona con enfermedad y al modelo educativo (Violant, 2010)
Según Verónica Violant, la pedagogía hospitalaria aporta beneficios educativos a los educandos, pero más allá de esto, el objetivo es el bienestar y la calidad de vida de los pacientes-alumnos, para lo cual es indispensable un actuación por parte del profesional de la educación, que sea oportuna, eficiente y eficaz, ya que tendrá que planear conforme a la realidad social y a las necesidades del niño.

Desde esta perspectiva el valor de la educación se potencia en los hospitales ya que la pedagogía hospitalaria “se constituye en una de las únicas posibilidades del niño para recuperar su estructura de equilibrio en un espacio que le es propio” (Cardone & Monsalve, 2010, p. 31); el aula hospitalaria.
Por tanto, la pedagogía hospitalaria es una nueva manera de enseñar y de vivir el proceso educativo, ya que va más allá de la mera transmisión de conocimientos.
Algunos de sus principales objetivos son: evitar la exclusión escolar de quienes se encuentren en situación de salud disminuida, especialmente los niños, niñas y adolescentes en edad escolar, así como prepararlos para su reinserción en la escuela de proveniencia. Todo con el fin de favorecer el desarrollo motriz, social, afectivo y cognitivo de los pacientes y mejorar significativamente su calidad de vida (Cardone & Monsalve, 2010, p. 56).


Cardone, Pìa, & Monsalve, Clargina. (2010). Pedagogía hospitalaria. Una propuesta educativa. Caracas: Fondo Editorial de la Universidad Pedagògica Experimental Libertador.
Guillén, Manuel, & Mejía, Ángel. (2002). Actuaciones educativas en aulas hospitalarias. Madrid: Narcea.
Pérez Serrano, Gloria. (2004). Pedagogía Social-Educación Social:construcción científica e intervención. Madrid: Narcea.
Violant, Verónica. (2010). Perfil profesional del investigador Paper presented at the Primer Congreso Latinoamericano y de El Caribe, La pedagogía hospitalaria hoy contextos, políticas y formación profesional, México, DF.

4 comentarios:

  1. excelente información

    ResponderEliminar
  2. Que tanto sirve la pedagogia desde el nacimiento del niño??

    ResponderEliminar
  3. Son muchos los profesionales involucrados en las actividades de Pedagogía Hospitalaria, fundamentalmente maestros y pedagogos. En primer lugar, debe haber una colaboración interdisciplinar entre todos ellos, extensible a los médicos y enfermeras, psicólogos, asistentes sociales, animadores socioculturales (TASOC) y demás profesionales en contacto con el niño enfermo y hospitalizado, sin olvidar la labor del voluntariado.

    Otra característica más de la sociedad actual es el aumento de la conciencia social, que está llevando a una gran proliferación de organizaciones no gubernamentales. Este movimiento de solidaridad y de ayuda social ha llegado también al ámbito de la Pedagogía Hospitalaria. Así, cada vez son más los grupos de voluntarios que trabajan en los hospitales atendiendo y acompañando a las personas ingresadas en ellos. Del mismo modo, y como ya ha quedado reflejado, la atención a domicilio se está articulando en torno a estas asociaciones sin ánimo de lucro. Acerca de este punto, es preciso resaltar el valor, e incluso la necesidad, de esas ayudas. No obstante, será necesaria una reglamentación sobre la actuación del voluntariado en este ámbito con el objeto de evitar interferencias, solapamientos y posteriores conflictos con la labor de los profesionales de la educación. Los profesionales involucrados en la atención educativa al niño enfermo demandan constantemente cursos de formación continua, así como una formación específica inicial, prácticamente inexistente en la actualidad. Otro de los grandes retos de la acción educativa con alumnos hospitalizados está en atender, y abrir más el campo de acción, a niños y jóvenes con trastornos psiquiátricos.

    ResponderEliminar
  4. En que universidades del estado de méxico me ofrecen la carrera de pedagogía hospitalaria

    ResponderEliminar